TECLAZOS/ Por Guadalupe E. González

SI EL NUEVO GOBIERNO de la República, alude consolidar lo que ellos llaman “la cuarta transformación”, para que seamos un país con real desarrollo socio-económico, eso me lleva a pensar que, ese buen propósito de conducir a México “hacia horizontes de real prosperidad”, como ellos lo aseguran y pregonan, entonces, el Presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, en ese marco tendrá que obrar con seriedad, es decir sin tapujos, ni cortapisas contra “los autores materiales e intelectuales” que han venido afectando al país financieramente, pero que lo haga con esa rectitud, a la que hace patente. Y para ello, el mandatario mexicano, en su actuar contra los corruptos, como lo ha expresado, en primer término, deberá proceder contra su antecesor ENRIQUE PEÑA NIETO y “no lo ha hecho”.

PORQUE AMLO, a PEÑA, No lo ha tocado “NI CON EL PÉTALO DE UNA ROSA”. ¿o no?.

PUES, EN LO evidente, Peña Nieto, es parte y esencia de los saqueos millonarios y en general de la contumaz corrupción que prevaleció en los pasados gobiernos y eso, el mismo López Obrador, todo el tiempo en campaña, “lo estuvo denunciando”, recordándole aquella célebre frase de que “Peña estaba llevando al país “AL DESPEÑADERO”, él así lo decía y ahora, por lo que vemos, “ya ni se acuerda”.

Y SI EL PRESIDENTE Andrés Manuel, con todo respeto, tiene la firme convicción de “recuperar para el pueblo de México, lo que es del pueblo”, como él lo ha dicho, entonces no debe aplicar el perdón o mostrarse indiferente, respecto al actuar, contra su antecesor Enrique Peña, porque éste, y él lo sabe, se fue archi-millonario. Como también otros muchos integrantes de su corrupto gabinete, incluyendo a proveedores y constructores predilectos que, se fueron “bien forrados de dinero público. ¿o no?.

POR ELLO, creo sensato, cauto y metódico que, el Presidente López Obrador, quien aún tiene un fenomenal porcentaje de aceptación entre la sociedad nacional, debe recomponer su posición. Y no impedir a autoridades del poder judicial, “llamar a cuentas al ex Presidente Peña Nieto”, porque de seguir en esa posición de “perdonar a Peña” o dejarlo judicialmente “en Stand Bye” y, “dejar empolvado” todo lo malo que éste, hizo durante su gobierno, “sin lugar a dudas, eso le empezará a generar pérdida de credibilidad, porque EPN, con todo lo que hizo, “ofendió en grado superlativo a los mexicanos y al propio AMLO”.

LOS MEXICANOS, tienen memoria y precisamente por eso, el pasado primero de julio del 2018, con el voto que, “es el arma letal” de los ciudadanos en un país, estado o municipio, le dieron la espalda a EPN, quien mal gobernó en el pasado sexenio y por ello, pese a tener toda la maquinaria humana y financiera  tricolor a su favor, JOSÉ ANTONIO MEADE KURIBREÑA, “no detonó” electoralmente y por ende, no pudo tan siquiera alcanzar en votación a Ricardo Anaya Cortez de Acción Nacional, quedándose el candidato del PRI, prácticamente en el “sótano político”, historia que ya todos en México conocemos.

SIN EMBARGO, en la nueva historia política de “transformar al país, en una potencia real” o cuando menos mejorar las condiciones de vida del contexto nacional ciudadano y reducir “el escalofriante” tema de los más de 50 millones de personas que viven en pobreza extrema, esto a una encrucijada política y social que ya se está abatiendo, cuya cuestión es la esperanza, para que esas familias, se vayan incorporando a espacios laborales que, el gobierno de AMLO ya proyecta y que bueno, porque esa es una magnifica decisión de la nueva administración gubernamental, la de “Juntos “Haremos Historia”.

PERO no debe dejarse a la deriva, o “al olvido” a quienes, de manera dolosa y criminal, se agenciaron miles de millones de pesos de dinero público, montos el alto metraje financiero que deben ser recuperados y no porque “se tenga que actuar” con el escarnio de la venganza, no, sino por la justa aplicación de la ley. Y en esto Peña Nieto, como el resto de ex Presidentes, también sean llamados, a juicio, porque en los archivos del nuevo Gobierno, debe existir el material necesario para requerir judicialmente a los ex mandatarios y estos, regresen sino todo, cuando menos algo de lo mucho que se llevaron, lo que en esencia, “serían montos millonarios muy significativos” que, obviamente, serán de gran valor para las familias humildes, porque de lograrse este buen propósito de AMLO, esos recursos irían de manera directa a beneficios de la gente más vulnerable o la que menos tiene.

JUSTIFICATES legales para actuar hay muchos, pero repito y reitero, el Gobierno de AMLO, no ha tocado para nada este tema, porque solo habla de otros detalles como pobreza, de austeridad y de los buenos propósitos para hacer todas las obras posibles, pero nunca de obrar contra quienes le han antecedido. Y no para que lo haga como venganza política, “como él lo ha dicho, de que, la venganza, no es su fuerte”, sino para que los ex presidentes y otros muchos políticos y líderes corruptos, comprendan que “se llevaron mucho dinero que no era de ellos, sino del pueblo mexicano y eso es un delito, al que creo, deberán responder, al menos ese es el punto de vista de organismos sociales, de derechos humanos y principalmente, aquellas humildes familias que ya no saben qué hacer por la falta de recursos para darles de comer a sus hijos y esposas” y tener cuando menos “pequeñas empresas PYMES, que serían de mucha utilidad en la regiones donde “los cinturones de miseria están muy acentuados”.

Y EN ESTO, “los saqueadores políticos del pasado”, debieran reflexionar y porque no, pues “su buena reflexión”, podría llevarlos a quedar exentos de la acción penal y como se dice en el argot político “borrón y cuenta nueva”. Y “si te vi, ni me acuerdo”, ¿0 no?,

LO DEL BUEN DESEO del Presidente Andrés Manuel López Obrador, de ir instrumentando programas de real beneficio a los que menos tienen, tributando también los apoyos necesarios a los hombres y mujeres de la tercera desdad, eso es magnífico y por ende admirable y que bueno, porque eso, en términos justos, nadie lo había hecho y hoy AMLO lo está haciendo, lo que merece el reconocimiento, porque es un buen ejemplo de trabajo y servicio a los pueblos de México, pero también seria ejemplar e histórico que, “en el marco legal”, siente “en el banquillo de los acusados” a Enrique Peña Nieto, no para que explique cómo y de qué forma, fue llevando al país a la catástrofe económica, eso no, porque eso, sale sobrando, sino para que regrese algo de lo mucho que éste, se embolsó indebidamente. Eso es lo justo ¿o no?.

O BIEN QUE: “LO CONSULTE AL PUEBLO MEXICANO”

Por hoy es todo y hasta mañana.

Para sugerencias y puntos de vista en general al email:

lupeernesto@yahoo.com.mx