HIPÓDROMO POLÍTICO POR CARLOS G. CORTÉS GARCÍA

De ninguna manera debemos sorprendernos de los partidos y de quienes aspiran con ser sus candidatos para competir en las elecciones del próximo mes de junio en Tamaulipas. Muchos de ellos harán lo que sea por estar en la boleta.

Y sólo quiero darle dos ejemplos para que vea Usted como masca la iguana. Primero, el PRI de Tamaulipas, que tiene su centro de operaciones en San Pedro Garza García y desde ahí se tira línea y se mandan las instrucciones para que los tricolores tamaulipecos operen a voluntad de quien vive allá, de quien manda. Asimismo, como el escenario será harto complejo para el tricolor en este proceso electoral, entonces mandaron como candidatos de mayoría a casi puro novato, con lo cual dejan en claro que esta dirigencia se anticipa a lo que va a pasar el próximo 2 de junio y no les tiene confianza a los candidatos, o lo que es lo mismo, saben que van a perder en todos los distritos, rescatándose quizás unos dos o tres en todo el estado.

Por ello no es de extrañar que Yahleel Abdala Carmona vaya en primer lugar de las posiciones plurinominales, las de partido, dado su carácter de presidenta del Comité Directivo Estatal del PRI. Pase lo que pase, ella empezará a cobrar como legisladora plurinominal local a partir del próximo primero de octubre. Porque el único escenario posible para que Yahleel no llegue a la curul es que el PRI gane todas las posiciones de mayoría y eso, francamente, es imposible.

Además de Yahleel, perdedora por cierto de la elección para senadora del año pasado, se menciona que irán por las candidaturas plurinominales, el originario de Río Bravo, Edgar Melhem Salinas; el ex presidente tricolor en Tamaulipas, Sergio Guajardo Maldonado; Miguel Cavazos Guerrero, hijo del ex gobernador Manuel Cavazos Lerma y el neolaredense Ramiro Ramos Salinas. Y de ahí, seguros seguros, entrarán máximo tres diputados priístas pluris en la próxima legislatura más un par que a lo mejor podrían colarse por votación. En la actual legislatura, en la sexagésima tercera, el PRI tiene once diputados: cinco de mayoría relativa y seis de representación proporcional.

La elección no va a ser un día de campo para nadie, pero en este escenario el PRI llegará al 2 de junio con los momios en contra. Y reitero, si gana tres curules plurinominales, serán muchos.

Otro caso que vale la pena destacar es el de Anwar Alejandro Vivián Peralta quien busca a toda costa vivir del presupuesto público, ya sea aquí, allá o acullá. Y en esa circunstancia, no podemos olvidar que este sujeto ha sido priísta, panista, perredista y hoy busca ser abanderado del Movimiento de Regeneración Nacional por el distrito de Río Bravo, con un perfil que ha sido desafortunado en todos lados en donde participa. O como dijera la Nana Goya, quien no lo conozca que lo compre.

Cosa de preguntarle al Gerente Administrativo de COMAPA de Reynosa, Roberto Rodríguez, los resultados que como responsable de comunicación social de la administración panista en la frontera ofreció: nada. Vivián Peralta se peleó con todos y nunca entendió que o eres periodista o eres funcionario público. Y después de haber sido despedido, Anwar aprovecho los espacios periodísticos para difamar, ofender y hasta amenazar a Roberto Rodríguez porque no le quisieron aguantar su desorden laboral.

Cosa también de preguntarle a Luis Figueroa Solano, líder priísta de toda su vida, como quedó “de impresionado” con este sujeto que sólo buscó el membrete para ver que obtenía de los bolsillos de los patrocinadores y mecenas que conseguía en el estado.

Lo mismo hizo cuando fue regidor Vivian Peralta. Este indefinido personaje se sirvió a sí mismo y se olvidó que debía servirle a la gente. Su paso por el Ayuntamiento de Río Bravo fue fatal y no trascendió, como tampoco ha trascendido en los ninguno de los cargos que ha ocupado a lo largo de su vida. Anwar, política y profesionalmente es un desastre y un fracaso. ¿O con que credenciales busca este tipo ser diputado cuando no cuenta con ninguna capacidad ni respaldo social ni preparación profesional? Anwar le apuesta al chantaje y a la lástima, como lo ha hecho siempre.

El trabajo periodístico profesional merece respeto y ningún compañero periodista estoy exento de que algún día sea invitado a la administración pública, pero una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. Y esta profesión es muy celosa y muy difícil de compaginar con otras actividades, cuando se ejerce con el corazón, con pasión, de tiempo completo.

Y lo que hace Anwar Vivián no es periodismo. Pruebas hay muchas y sólo hace falta hablar de él con quienes han tenido la desfortuna de topárselo en la vida: lo mismo en COMAPA, que en los medios en que ha laborado, y no en los que colabora; en los partidos políticos en los que ha ido a ver que raja obtiene.

Para cualquier partido político nominar como candidato a este sujeto de baja caterva moral, como dijera un buen amigo, a Anwar Alejandro Vivián Peralta, será una derrota anticipada, será un lastre, un retroceso y los electores se arrepentirán de elegirlo, si ese escenario llegara a cumplirse, porque desde estas líneas y desde hoy, les garantizo que de ser diputado, este personaje ni sabe legislar ni regresará a dar siquiera las gracias a su distrito, y el mareo por treparse en el ladrillo será inmediato. Ya lo verá Usted.

Y hay otros casos de personajes que también quieren, pero se duda que tengan la capacidad y la pasión por servir. Pero de ellos hablaremos más adelante.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipodromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @CarlosCortesMX.