LOS POPOTES DE PLÁSTICO DAÑAN Y AFECTA AL MEDIO AMBIENTE

POR CARLOS CORTÉS VELÁSQUEZ

¿Sabes qué si utilizas con frecuencia un popote, a lo largo de tu vida habrás consumido alrededor de 38 mil popotes? Aunque muchos de ellos terminan en rellenos sanitarios, muchos otros son arrastrados al medio ambiente y contaminan suelos, ríos y mares. Algunas personas incluso sólo piden utilizar un popote por mero hábito, cuando lo que no saben es que este pequeño instrumento puede tardar hasta 500 años en degradarse.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, publicó en noviembre del 2017 que cada año van a dar al mar unos 20 millones de toneladas de plásticos, producto de la generación de desechos, rellenos sanitarios mal administrados, actividades turísticas y la industria pesquera.

Si aún crees que el consumo de popotes no es un problema del cual preocuparse, es interesante saber que el océano contiene 18 mil fragmentos de plástico por kilómetro cuadrado, y al menos 2 millones de aves marinas, 100 mil mamíferos y tortugas marinas mueren al año a causa de la contaminación, ya sea por ingesta de residuos tóxicos o porque se quedan atorados en los desechos.

Una de las situaciones más impactantes observadas a través de la televisión fueron las imágenes donde un biólogo extrajo un pedazo de popote de la fosa nasal de una tortuga marina, acontecimiento ocurrido en las costas de Puerto Rico.

Se estima que un restaurante desecha cerca de 45 mil popotes al año y que una persona puede consumir aproximadamente 38 mil de ellos durante su vida.

La organización The Ocean Conservancy, realiza campañas para limpiar las playas, y detallaron que en 2015 encontraron un total de 439 mil 570 popotes en las arenas de varios continentes.

Por otro lado, si bien aún no se tienen datos precisos sobre cuántos popotes se desechan en México, según la Asociación Nacional de Industrias del plástico (ANIPAC), alrededor del 12% de la basura en México es plástico. Esto equivale a aproximadamente 10.350 toneladas diarias de las 86.343 toneladas de basura que producimos por día en nuestro país.

Y cada año, más restaurantes se suman a esta iniciativa, pero esta acción puede caer en saco roto si nosotros no cambiamos nuestros hábitos. Debemos estar conscientes que nuestras acciones cotidianas afectan directamente a otros seres vivos, aunque nos conduzcamos en ocasiones como si los únicos seres que viviéramos en este planeta fuéramos nosotros.

Cuidar el ambiente no sólo es un ejercicio de conciencia ambiental, sino que es también un ejercicio de empatía con la vida de nuestro planeta.