Un inmenso (y dócil) tiburón blanco sorprendió a varios buzos en las aguas de Hawaii.

Deep Blue fue encontrada nadando plácidamente frente a las costas de la isla del Pacífico atraída por los restos de una ballena. Se trata de uno de los tiburones blancos más grandes hallados en mar abierto.

Deep Blue mide unos 20 pies (más de seis metros) y pesa más de dos toneladas.

Se llama Deep Blue, tiene al menos 50 años de edad y se trata de una hembra de uno de los animales más temidos de los océanos: el gran tiburón blanco.

La conservacionista estadounidense Ocean Ramsey, dedicada a estudiar a estos grandes peces, avistó a la inmensa hembra mientras buceaba frente a la costa norte de Oahu, una de las islas del archipiélago de Hawaii.

Miembros de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) habían arrastrado hacia aguas profundas los restos de una ballena muerta que había encallado en una de las islas, lo que rápidamente atrajo a varios tiburones.

Hace dos días el equipo de Ramsey aprovechó el festín para tomar buenas fotografías, pero nunca se imaginaron que verían a un gran tiburón blanco de esas dimensiones.

“Vimos algunos tiburones tigres y luego ella se acercó y todos los demás tiburones se separaron mientras comenzó a rozar el bote”, dijo Ramsey en una entrevista al diario hawaiano Honolulu Star Advertiser.

“Es simplemente una gigante hermosa y gentil que quería usar nuestro barco para rascarse. Salimos al amanecer y ella se quedó con nosotros casi todo el día”.

Es muy raro ver tiburones blancos en las aguas de Hawaii, relativamente más templadas que en zonas del Pacífico frente a California, donde son mucho más frías y más atractivas para estos grandes animales, que se alimentan principalmente de leones marinos y focas.

Se estima que Deep Blue pesa más de dos toneladas. Además -según Ramsey- lucía preñada por lo extremadamente ancha. Con las marcas distintivas de su cuerpo lograron identificarla como Deep Blue, un ejemplar que fue visto por última vez en 2013 en la isla mexicana de Guadalupe.