MENTE SANA EN CUERPO SANO Por Tere Derbez-Zacher

Para poder ser exitoso es necesario ser consistente, es decir, entrenar todos los días con constancia. Dicen por ahí que la practica hace al maestro y esto es algo muy cierto. Los buenos resultados vienen de entrenar no solo cuando nos sentimos bien sino los días que nuestro plan de entrenamiento lo dicta.

Pero, ¿Qué hacer cuando estamos cansados o estamos empezando a sentirnos desmotivados? ¿Cómo mantener la motivación para poder ser constantes y consistentes? Aqui te presento 10 pasos que pueden ayudarte:

  1. ELIGE OBJETIVOS QUE SE AJUSTEN A TUS POSIBILIDADES REALES

Ni unos que sean excesivamente complicados de alcanzar, ni tampoco otros muy fáciles. Es conveniente que busques lograr aquello que se adecúe perfectamente a tus verdaderas facultades en este momento. Por ejemplo, si acabas de empezar a correr y apenas estas entrenando para una carrera de 5 kilometros, ponerte como objetivo correr un maratón en tres meses y calificar a Boston quizá sea una meta que no es realista en este momento. Esto no quiere decir que sea imposible para ti, simplemente que en este momento no es el paso mas lógico a seguir. Si, en cambio, pones esa meta como una de tus metas a largo plazo y ahora pones como objetivo el entrenar para mejorar tu marca o para correr una carrera de 10 kms, es mas probable que mantengas la motivación al percibirlo como algo que esta dentro de tu alcance en este momento.

Cuando pienses en el puesto que puedes alcanzar en una carrera, en la marca a conseguir, en la cantidad y dureza de los entrenamientos o en cualquier otro aspecto donde te plantees retos, sé sincero contigo mismo y mantente dentro de los límites razonables en este momento de tu vida.

  1. ENTRENA EN CONDICIONES FAVORABLES

Las condiciones de entrenamiento ayudan (o todo lo contrario) a que puedas mantener tu motivación durante todo el año. Las pistas o el lugar de entrenamiento, los compañeros, la relación con el entrenador, la distancia al lugar de entreno… son importantes para superar momentos duros. Esto no quiere decir que debamos entrenar solo cuando hace buen clima, sino que las cosas que están dentro de nuestro control (donde correremos y con quien) las tengamos de manera favorable.

  1. MANTÉN SIEMPRE TU DEPÓSITO DE MOTIVACIÓN LLENO

Es lógico que haya periodos del curso deportivo en los que tu motivación esté más alta o más baja, pero para que tu rendimiento sea bueno durante toda la temporada tendrás que tener una dosis mínima de motivación para hacer tu entreno o competición “como toca” y buscar estrategias adecuadas para ello. La clave: plantearte objetivos diarios que sean atractivos y que te permitan mantener tu enfoque para que tu nivel de motivación no disminuya .

  1. ANTICÍPATE A LAS DIFICULTADES

Procura estudiar las posibles contratiempos que te vas a encontrar tanto en entrenamientos como en competición, y ofrece soluciones para ellos antes de que ocurran. Así te sentirás más seguro, te afectarán mucho menos y evitarás el desánimo.

  1. BUSCA ACTIVIDADES ALTERNATIVAS AL CORRER

Es bueno entrenar duro, cuidarse y trabajar fuerte para mejorar pero no lo es tanto obsesionarse en exceso por correr, incluso esto último puede ser muy perjudicial. Es adecuado que busques actividades que te ayuden a desconectar (por supuesto no deben ser incompatibles ni perjudicar tus metas). Una buena lectura, salir con los amigos, estudiar, ir al cine con la familia… Eso ayudará a que rindas mejor.

  1. ASEGÚRATE DE QUE VAS CONSIGUIENDO METAS

Sé consciente de tus logros, ya sean resultados (marca, puesto…) o bien un trabajo bien hecho. Siéntete orgulloso de lo que haces y no te centres únicamente en lo que deberías haber hecho o en cómo podías haber entrenado mejor.

  1. VALORA TANTO TUS RESULTADOS COMO TU ESFUERZO Y TU TRABAJO

Es habitual centrarnos sólo en los resultados que conseguimos (o que no conseguimos) y no tanto en el proceso, es decir, en cómo competimos, cómo hemos entrenado, las decisiones que hemos tomado… A veces, un pequeño (o gran) detalle hace que no podamos lograr ese resultado esperado, pero eso no significa que no hayamos hecho otras muchas cosas bien. Valora todo en su justa medida y mejora aquello que puedas mejorar, pero teniendo en cuenta todos los aspectos de tu trabajo.

  1. RECUERDA PORQUÉ HAS REALIZADO TUS MEJORES MARCAS

En ocasiones nos obsesionamos en lo que hicimos en el pasado y pensamos que, porque sí, tendríamos que hacer lo mismo en el presente. Recuerda el esfuerzo que te costó hacer tus mejores marcas y no sólo el momento en que las conseguiste. Todo éxito viene a causa de un trabajo y es conveniente que lo recuerdes, tanto como para mejorar lo que hiciste como para que te sirva de modelo para lograr futuros éxitos.

  1. ANALIZA LOS ERRORES DE FORMA CONSTRUCTIVA

Los errores ocurren y son una buena oportunidad para mejorar. Esta idea te ayudará a aceptar que, como humanos todos cometemos errores y son, de alguna manera, necesarios para que progresemos día a día. Es bueno que quieras ser cada vez mejor, pero también lo es que aceptes los errores como parte del proceso.

  1. DIVIÉRTETE HACIENDO LO QUE MÁS TE GUSTA

Entrenes y corras por el motivo que sea, siempre lo harás mejor con una adecuada dosis de diversión. Si no te diviertes lo suficiente, algo pasa. Es cierto que, cuando tu nivel de competición es muy alto, es más difícil que puedas disfrutar con tu entrenamiento y tu competición, pero también lo es que, si consigues divertirte, tu rendimiento será mayor. Recuerda tus inicios, por qué te gusta correr, qué es lo que hace que disfrutes corriendo… y haz lo posible por mantener la esencia de tu deporte. El empeño persistente e intenso por conseguir algo. Cuanto mayor es ese interés, más dispuesto está un deportista a realizar todas las acciones (entrenamientos, sacrificios, viajes, tiempo…) que le llevan a lograr el objetivo que se plantea, bien sea una clasificación deportiva, madrugones, mejorar una marca, pasar un buen rato o superar retos personales. Por tanto, la motivación es un aspecto esencial para poder realizar correctamente un deporte, ya que influye decisivamente en el control de la alimentación, el sacrificio personal, superación de los momentos duros y adversos… Una adecuada dosis de motivación (en su justa medida) es necesaria para poder funcionar bien durante toda la temporada deportiva.

Los invito a que me sigan en mi canal de YouTube (Tere Zacher/Insightful Runner) donde publico videos sobre entrenamiento mental y a que me sigan en Facebook, Instagram y Twitter para tips de entrenamiento y motivación durante el día.

Hasta la próxima!