AGENCIAS. Con un gol de penal de Emanuel Aguilera, quien luego sacó milagrosamente del ángulo el gol del empate, las Águilas derrotaron por 1-0 a Bravos de Juárez y se coronaron campeones de la Copa MX Clausura 2019, con lo que el cuadro americanista domina el futbol mexicano, ya que también es el vigente monarca de la Liga MX.

Con vientos que alcanzaron los 70 kilómetros por hora y que dificultaron el partido, Bravos de Juárez salió con una línea de cuatro y dos contenciones para frenar al América, que lanzó un primer aviso al minuto ocho con disparo desviado del ecuatoriano Renato Ibarra.

Pero pronto vino la respuesta del conjunto fronterizo, con un centro que remató Leandro Carrijo de chilena, pero el balón rebotó en la zaga americanista y terminó en tiro de esquina, Juárez trató de aprovechar el factor viento con un tiro centro que no alcanzó a rematar Lucas da Silva.

La mancuerna Silva-Carrijo estuvo insistente, ya que nuevamente se combinó para exigir a la defensa capitalina, después Lucas Xavier tras bajar el balón con gran técnica, mandó potente tiro que abrió a un costado ante la mirada del portero de las Águilas, Agustín Marchesín.

El colombiano Nicolás Benedetti tuvo otra opción, pero su disparo lo atajó excelente Iván Vázquez Mellado para salvar a los Bravos del primer gol, que cayó por la vía del penal tras una falta en la que Henry Martín le ganó el balón a Christian Pérez y éste lo derribó dentro del área para la pena máxima.

Emanuel Aguilera se encargó de cobrar para marcar su décima anotación con América en competencias oficiales y marcar el 1-0 al minuto 38, pero Juárez estuvo a punto de igualar al 44, en otro remate de Carrijo en el que Marchesín salvó milagrosamente y concedió tiro de esquina.

Para la segunda parte, Juárez salió por el empate, adelantó líneas con lo que Pérez se incorporó desde la lateral derecha y mandó potente tiro que se fue por encima del arco americanista.

El partido tomó rumbo cuando el portero Vázquez Mellado cobró un tiro libre al ángulo, pero de manera increíble Aguilera salvó con la cabeza lo que hubiera sido el gol del empate, para convertirse en el héroe del juego y darle otro título al América de Miguel Herrera.