AGENCIAS. El perfil de empresa de la Federación de Fútbol Soccer de los Estados Unidos dice que es una empresa sin fines de lucro. Sin embargo, tiene un lucrativo negocio con Soccer United Marketing, una empresa que sí se dedica a producir mucho dinero y que es propiedad de los dueños de la MLS, la liga profesional de fútbol de los Estados Unidos.

SUM se ha encargado de que haya, aseguran, más de 150 millones de dólares en la caja de la USSF, y el acuerdo se prolongará hasta el 2022, justo después de concluir la Copa del Mundo de Qatar. SUM es el mismo socio que tiene la Federación Mexicana de Futbol y que en el 2002 asumió los derechos de promoción de la Selección Mexicana en Estados Unidos, con un acuerdo que prácticamente quintuplicó los ingresos que por partido recibe la FMF por sus participaciones en partidos amistosos en la Unión Americana.

La presencia de SUM le ha garantizado, tanto a la Federación Norteamericana como a la Mexicana, operar libres de presiones y preocupaciones. México tiene la obligación de presentarse al menos cinco veces por año en suelo estadunidense, y ésa es la razón por la que había la urgencia de nombrar un técnico, aunque fuera interino, para los partidos que librará el equipo mexicano los días 7 y 11 de septiembre en Houston y Nashville.

Ricardo Ferretti, quien probó su efectividad al conseguir hace tres años el boleto a la Copa Confederaciones en el crucial duelo de playoff ante Estados Unidos, dejará a los Tigres (a media tabla en el actual torneo), para tomar una responsabilidad que ha rechazado en forma sistemática en los últimos años, sin hacer énfasis en que es sustancialmente más cómoda su situación en los Tigres, donde además, tras la incorporación hace cuatro años de su mentor, Miguel Mejía Barón, ha conseguido tres títulos de la Liga MX, el subcampeonato de la Copa Libertadores y el mencionado boleto a la Confederaciones.

Tuca sabe que hay un interés importante en no fallarle a SUM, empresa que cuando aún no iniciaba siquiera el Mundial de Rusia, ya había programado hasta tres partidos para el Tri en la parte final del año. Se trata a todas luces de apoyar a que la gallina de los huevos de oro no deje de producir y que por ninguna circunstancia llegue a estar en las condiciones en las que IMG dejó la promoción del Tri en Estados Unidos hace 16 años, cuando presentaba números rojos.

SUM comenzó por hacerse de los derechos para la transmisión del Mundial del 2002 en Estados Unidos a cambio de 70 millones de dólares que aportaron los socios de la MLS y luego consiguieron revenderlos a ESPN y ABC. Ahí comenzó todo. Y aunque se perdió dinero, el firmar con la FMF en 2003 le garantizó tener un producto altamente explotable, pues si bien le pagan cerca de 2 millones de dólares por juego, los patrocinios dejan ganancias que ya en la suma global, parecen escandalosas.

La Federación de Estados Unidos ha recibido más de 190 millones de dólares, razón por la cual no impactó de manera notable el hecho de que el equipo de las barras y las estrellas no haya calificado al Mundial, pues US Soccer recibe una renta anual cercana a los 30 millones de dólares ahora, por lo que, para cuando expire el presente contrato, serán casi 300 millones de dólares lo que haya recibido este organismo.

Por su parte, la FMF efectivamente recibe su parte, pero simplemente en los casi 90 partidos del equipo mexicano que ha promovido SUM, ha ingresado en taquillas cerca de 600 millones de dólares, y México apenas ha visto algo cercano a la cuarta parte de ese dinero, además de los ingresos por una gran cantidad de patrocinadores. Marcas como Frito Lay, Coca-Cola, All State, Makita, Home Depot, y muchas más, han adornado las transmisiones de televisión en la famosa contra-toma o la transmisión inversa como se le llama, toda vez que la Femexfut retiene los derechos de televisión y radio de sus partidos, que a su vez ha negociado con Televisa y TV Azteca como sublicenciatario de Televisa y Univisión en Estados Unidos.

SUM ha manejado sus contratos con la FMF con una cláusula de “derecho de primera negociación”, es decir, tiene el derecho a renegociar la renovación de los contratos antes de que éstos sean ofertados al mejor postor. Exactamente igual que como lo ha hecho la FMF y de lo cual se han quejado otros postores, argumentando que se hacen “arreglos en lo oscurito” o por debajo de la mesa, pero que es una práctica muy común en el mercado de la televisión y el futbol, donde se privilegia a la empresa que está haciendo la inversión y que de otra forma quedaría en riesgo en enfrentar pérdidas importantes sin esta protección.

La Federación de Estados Unidos decidió en lugar de hacer un acuerdo tipo FMF, recibir cerca de 30 millones de dólares anuales en vez de una cifra por partido como ocurre con su contraparte mexicana. Bajo ese escenario es SUM quien toma el riesgo, y la mayor parte del beneficio, algo que también sucede con México, del que ha tomado más del 70% de los ingresos de la sociedad.

En el más reciente acuerdo de televisión firmado por SUM con Disney (ESPN) y Fox, recibirá entre 2014 y 2022, 720 millones de dólares, y a cambio, cederá los derechos de los partidos de la Selección norteamericana y de la MLS a ambas cadenas. Es decir, 90 millones de dólares anuales, que, considerando que la MLS es propiedad de los mismos dueños de SUM, los beneficios para los socios de las franquicias de la MLS son inmensamente mayores que lo que alguna vez hayan soñado los dueños de los clubes mexicanos, que siguen recibiendo cacahuates por su derechos de TV y radio.

Pero además de lo que pasa a nivel de juegos amistosos, habría que agregarle que SUM también promueve la Copa Oro y la Liga de Campeones de la Concacaf y luego del escándalo de la FIFA, asumió los derechos promocionales y de patrocinios de la Copa América Centenario que tenía la brasileña Traffic.

Eso sí, los directivos de la empresa norteamericana presumen que mientras sí tienen intereses directos con la US Soccer, pues sus directivos también participan como funcionarios de la MLS, en cambio no tienen a ningún representante en la “Asamblea de Dueños” de la Federación Mexicana de Futbol, lo cual, aseguran, transparenta la negociación y el hecho de que ésta última haya renovado ya varias veces sus convenios y la Femexfut sigue vendiendo sus derechos de transmisión en español e inglés (Univisión y FOX) en Estados Unidos.

  • Posteriormente, a la detención de un gran número de funcionarios relacionados

con el escándalo de la FIFA, hubo acusaciones de que la famosa Copa América Centenario fue creada exprofeso para cometer un fraude multimillonario. Fue de tal grado la preocupación que el evento se llevó a cabo en 2016 y muchos fondos fueron liberados casi un año después. Se calcula que la federación de Estados Unidos ganó cerca de 50 millones de dólares, pero se especula que SUM ganó cerca de 350 millones y la FMF una cifra infinitamente inferior.

Es evidente que el Tri tiene el beneficio de ser objeto del deseo en dos mercados, pero el más importante es del lado norte, considerando que de allá proviene más del 60% de sus ingresos promocionales y por derechos de televisión, mientras que en México sigue siendo rentable gracias a la participación de Adidas, Banamex, Movistar y Coca-Cola, y aunque sus convenios se renuevan cada cuatro años, el crecimiento nunca ha dejado de ser menor al 12%.