AGENCIAS. Una noche más y con un lleno total, el intérprete Carlos Rivera enloqueció el Coloso de Reforma el pasado jueves 7 de marzo del presente año, donde vivió una guerra llena de energía con sus “riveristas”, como parte de su Guerra Tour.

La batalla de luces de colores y el sonido por parte de los músicos, dio inicio a lo que sería una noche llena de sorpresas. Al filo de las 21:00 horas apareció el cantante con “Amo mi locura”: “gracias a todos por hacer esto posible, estoy emocionado de estar nuevamente aquí. Solo ustedes son quienes pueden hacerlo posible”, expresó Rivera.

Los gritos no se hicieron esperar desde el principio de la noche, el público se mantuvo de pie mientras coreaba “Será”, “Voy amarte” y “Te esperaba”, tema en el que hizo una dinámica con sus fans e invitó al escenario a alguien del público, una joven con quien se dispuso a bailar “Sígueme”, “Cielo azul” y “Juego de ajedrez”.

Luego de haber sido premiado con la Gaviota de Oro y Plata en el reciente Festival de Viña del Mar, Rivera regresó a México para entregarse por completo a su público, por quien se hizo acreedor al artista más influyente del momento; cariño que agradeció al compás de sus canciones.

Así que no podía desaprovechar el momento para ponerse nostálgico y llegar a un viaje a todos los asistentes con el tema “Recuérdame”. La noche continuó al ritmo de “El hubiera no existe”, “Te amo hoy”, “Volveré” y haciendo honor a su tour, “Grito de guerra”.

“Es tan maravilloso ver como los sueños se cumplen, todos y cada uno de nosotros vivimos nuestra propia guerra, es gratificante cuando por fin ves esos sueños realizados y saber que todo se puede. Gracias nuevamente a todas mis fans, porque siempre me han apoyado en mi carrera”, dijo el originario de Tlaxcala.

Siempre sonriente y piropeado por sus fans, Carlos Rivera dejó ver sus atributos con bailes sexys que enloquecían a todas las presentes, y más aún cuando sonó “Si te vas”, “Lo digo”, “Bendita tu vida”, “Como tú” y “Déjame amarte”.

Más de 30 canciones acompañaron a Rivera durante la noche, misma que se alargó casi pasadas las 23:00 horas, eso sí, la energía no se perdió un solo instante y las fanáticas salieron con una sonrisa en el rostro y comentando lo bien que la habían pasado.