AGENCIAS. Las autoridades de República Democrática del Congo (RDC) han confirmado este martes la detección de dos casos de ébola en la localidad de Bikoro, situada al noroeste del país, y examinan al menos diez casos más considerados como sospechosos.

El responsable del instituto de investigación biológica del país africano, Jean Jack Muyembe, ha revelado las cifras de casos confirmados y sospechosos, mientras que un portavoz del Ministerio de Sanidad congoleño también ha revelado que al menos dos personas han contraído la enfermedad.

República Democrática del Congo es el país que ha registrado más brotes de esta fiebre hemorrágica mortal, que se detectó precisamente por primera vez en sus densos bosques tropicales en 1976 y fue bautizada por el cercano río Ébola. Es la novena vez que se detecta esta enfermedad en este territorio, donde la última incidencia en relación al virus se produjo hace menos de un año, con ocho personas infectadas, de las cuales cuatro murieron.

No obstante, la epidemia más grave hasta la fecha se produjo entre 2013 y 2016 en África Occidental, en países como Liberia, Sierra Leona o Guinea, y se cobró más de 11.000 vidas.

Se cree que el ébola se propaga a largas distancias por los murciélagos, que pueden hospedar el virus sin morir, ya que infecta a otros animales con los que comparte árboles, como los monos. A menudo se propaga a los humanos a través de carne infectada. La geografía remota y extensa de Congo le da una ventaja respecto a otras zonas, ya que los brotes suelen estar localizados y son relativamente fáciles de aislar.