13 DE SEPTIEMBRE, SE CONMEMORA A LOS 6 CADETES MEXICANOS

POR CARLOS CORTÉS VELÁSQUEZ

Un día como hoy, un 13 de septiembre de 1847, el nombre genérico con el que se designa a los seis cadetes mexicanos del Colegio Militar que murieron heroicamente en la defensa del castillo de Chapultepec durante la invasión estadounidense. Los seis cadetes fueron Juan de la Barrera, originario de la Ciudad de México, nacido en 1828; Juan Escutia, nacido en Tepic, Nayarit, alrededor de 1830; Francisco Márquez, nacido en Guadalajara, Jalisco, en 1834; Agustín Melgar, oriundo de Chihuahua, nacido entre 1828 y 1832; Fernando Montes de Oca, originario de Azcapotzalco, y Vicente Suárez, quien nació en Puebla en 1833.

Por primera vez en 1852​, la historia oficial posterior y con mayor notoriedad en el Porfiriato y en 1947​ deformó en distintas etapas con fines nacionalistas los hechos para destacarlos,​ mucho de lo cual se erigió bajo la forma de un mito heroico.4​6​ Desde la segunda mitad del siglo XIX se colocó bajo esta denominación a los cadetes del Ejército Mexicano Agustín Melgar, Fernando Montes de Oca, Francisco Márquez, Juan de la Barrera, Juan Escutia y Vicente Suárez.

El argumento principal del mito heroico, históricamente conformado, descansa en que estos seis cadetes y otros 40, habían recibido la orden de Nicolás Bravo de abandonar el Castillo de Chapultepec, por entonces, sede del Colegio Militar y sus alrededores. Sin embargo, decidieron quedarse a defender la plaza ante el avance del Ejército de los Estados Unidos.

Diversos pasajes de ese relato se han colocado en el imaginario social como hechos auténticos sin tener sustento histórico alguno, entre los que se cuentan la participación de los seis cadetes en el hecho de armas, de lo cual sólo se tiene plena certeza en el caso de Melgar, Montes de Oca y Suárez.​ Asimismo dentro del mismo relato heroico, con el paso de los años y muchas décadas después, fueron incluyéndose detalles ficticios, tales como que estos cadetes fueron los últimos en morir en la batalla, que ante la carencia de municiones mataron a bayoneta calada a soldados estadounidenses, y quizá el más popular en México, que Melgar, luego Montes de Oca y finalmente Juan Escutia al ver perdido todo, se lanzó al vacío envuelto en la bandera mexicana para impedir que los estadounidenses apoderaron de ella y murió en los riscos de las faldas del cerro de Chapultepec.

Investigaciones de 1947​ hechas por el Ejército Mexicano, de las cuales, carecieron de respaldo documental público y de protocolo científico,​ identificaron siete cráneos en los llamados Ahuehuetes de Miramón como los de los cadetes, las cuales fueron colocados enmedio de ceremonias oficiales en el Altar a la Patria, un monumento en las faldas del castillo, junto a los del coronel Felipe Santiago Xicoténcatl.​ No existe certeza científica de que estos restos pertenezcan, en efecto, a los cadetes.

Luego de ser solicitada la entrada a la Federación Estadounidense del estado de Texas, por parte de los colonos y emigrantes ilegales anglosajones que la habían separado de la República Centralista Mexicana en 1837, bajo el pretexto de solicitar su separación del estado de Coahuila y constitución como un estado federado y por ende de la restitución de la Constitución Federal Mexicana de 1824 y que para el momento se había proclamado como la República de Texas. El gobierno mexicano rompió relaciones con los Estados Unidos al declararse su ingreso a la Federación Estadounidense.

El gobierno de Estados Unidos mandó tropas a la zona norte del Río Bravo para asegurar la franja de territorio que estaba en disputa entre el estado de Texas y el gobierno mexicano, ya que este último sólo reconocía como frontera el río Nueces ubicado más al norte. Estas tropas crearon una serie de fuertes en la zona, es en esta zona donde se dieron varios encuentros con patrullas del Ejército del Norte del Ejército Nacional Mexicano.

El gobierno estadounidense renovó sus solicitudes al gobierno mexicano para pactar la venta de los territorios del norte de México, pero al recibir las negativas de este, empieza una serie de preparaciones gubernamentales y privadas como fueron la toma de San Francisco en 1845 y la inmigración ilegal de miembros de la Iglesia Mormona al Lago Salado que pertenecieron al territorio mexicano de Nuevo México en 1846 y que posteriormente se convirtió en el territorio de Utah.

Obelisco conmemorativo de los cadetes y personal del Colegio Militar que participaron en la Batalla de Chapultepec.

Sin embargo, por parte de Estados Unidos, declararon la guerra el 25 de julio de 1846, luego del Sitio de la Fortaleza, en Texas al norte del Rio Bravo y por parte de México el 23 de mayo del mismo año. Además, iniciaron una serie de expediciones por parte del ejército regular de los Estados Unidos en los territorios del norte para apoyar las insurrecciones que emigrantes ilegales anglosajones realizaron en varios de los pueblos mexicanos en los estados de California y Nuevo México, declarando el territorio como repúblicas independientes pero su inmediata anexión a ese país, estas expediciones por el número bajo y su poca preparación de las fuerzas mexicanas fueron exitosas, pero para poder asegurar la posesión de esos territorios hubieran empezado con expediciones sobre las ciudades de Monterrey y la ciudad de México, para evitar el envió de fuerzas regulares al norte, en ese momento, el ejército americano bajó el mando de Winfield Scott tomó el puerto de Veracruz y sigue por lo que llamarón la Ruta de Cortes, es así como el Ejército Nacional fortifica el Peñón de los Baños, ya que para la fecha era la entrada natural al oriente de la ciudad entre los lagos de Texcoco y Xochimilco, pero el Ejército Estadounidense toma el camino más largo rodeando por el sur la Sierra de Santa Catarina, es en este que se dan la Batalla de Churubusco y la Batalla de Padierna.

LA BATALLA DE CHAPULTEPEC

En esa época, fue considerando en que la ciudad de México estaba fortificada por una serie de canales y puertas que servían como aduana de la ciudad, pero la entrada más adecuada era por Chapultepec ya que el terreno estaba para la época seco, al contrario de norte, oriente y sur donde aun había lagos y zonas pantanosas, por lo que mandó fortificar el cerro de Chapultepec para esa época servía como almacén de pólvora y Colegio Militar, la fábrica de pólvora de Santa Fe fue mandada a desalojar para evitar un ataque a la misma, aunque luego fue destruida por las fuerzas estadounidenses.

Como las instalaciones del Colegio servirían de cuartel general,el coronel Nicolás Bravo ordenó desalojar a los cadetes que en sus diferentes grupos tenían edades comprendidas entre los 13 y 19 años. Muchos obedecieron, otros fueron llevados por sus familias y solo 46 cadetes solicitaron quedarse para defender su plantel.​ A este grupo se unieron varios cadetes recientemente graduados, los cuales aún no recibían una asignación en el Ejército Nacional, además de 19 miembros de la administración del plantel desde el director, instructores, maestros y el despensero del plantel militar.

En septiembre de 1847, varios grupos del Ejército del Norte que se había retirado bajo las órdenes de Antonio López de Santa Anna se fortificaron en los alrededores del bosque y cerro de Chapultepec, mientras tanto el ejército estadounidense tomo al palacio del Ex Arzobispado en Tacubaya como base de operaciones y llevó a cabo parte del proceso marcial contra los integrantes del Batallón de San Patricio; avanzaron y tomaron la casamata ubicada al poniente del bosque el día 11, el día 12 bombardearon el Castillo de Chapultepec y otras posiciones en el Bosque y el día 13 se dio el asalto por la infantería estadounidense del castillo por el sur y el poniente del cerro, al cual tomaron por la tarde, avanzando hasta la Garita de Belén, donde fueron detenidos por las fuerzas mexicanas que se habían replegado a La Ciudadela para preparar la defensa de la ciudad, pero en la noche recibieron la orden de abandonar la ciudad por parte de Antonio López de Santa Anna quien no había participado en la batalla.

Finalmente, el ejército estadounidense tomó el control del Castillo de Chapultepec, arriando la bandera mexicana del colegio.

Hasta el día 15 de septiembre, ya fue tomada de forma pacífica la ciudad de México, el ejército estadounidense buscaron a los heridos tirados en el campo de batalla, reunieron los cuerpos de sus muertos y permitieron lo mismo a civiles y prisioneros de guerra mexicanos quienes usan las trincheras como tumbas comunes, ya que muchos de los combatientes estaban lejos de su lugar de origen, en el caso de los Estados Unidos, enterraron a sus muertos en un terreno ubicado en las esquinas de Circuito Interior y Calzada de Tacuba, que es declarado como un parque memorial por el gobierno estadounidense y hoy en día forma parte de la embajada de los EE. UU. . Por su parte, los mexicanos enterraron a los muertos en varios lugares.

Feliz 171 aniversario de nuestros niños heroes!!! ¡¡¡VIVA LOS NIÑOS HÉROES!!!

#México #Tamaulipas #CiudadVictoria #Tampico #CiudadMadero #Reynosa #Matamoros #NuevoLaredo #CiudaddeMexico #SanLuisPotosi #Queretaro #Monterrey #Saltillo #Veracruz # NorestedeMéxico #ElReporteroMx #Altamira #Mexico #ReporterodeTamaulipas.com.mx