16 DE SEPTIEMBRE DE 1810. 208 AÑOS DE LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO

POR CARLOS CORTÉS VELÁSQUEZ

En 1810, la guerra de la Independencia de México comenzó cuando Miguel Hidalgo (1753-1811), sacerdote criollo llamó al pueblo a la revolución en el pueblo de Dolores el 16 de septiembre.

La Independencia fue la consecuencia de un proceso político y social resuelto por vía de las armas, que puso fin al dominio español en los territorios de Nueva España. Sin embargo, la guerra por la independencia mexicana tuvo su antecedente en la invasión de Francia a España en el año 1808 y desde el Grito de Dolores se extendió el 16 de septiembre, hasta la entrada del Ejército Trigarante a la Ciudad de México, el 27 de septiembre de 1821.

El movimiento independentista mexicano tiene como marco la Ilustración y las revoluciones liberales de la última parte del siglo XVIII. Por esa época, la élite ilustrada comenzaba a reflexionar acerca de las relaciones de España con sus colonias, los cambios en la estructura social y política derivados de las reformas borbónicas, a los que se sumó una profunda crisis económica en Nueva España, también generaron un malestar entre algunos segmentos de la población.

En 1808, 2 años antes de la independencia, en Nueva España, la ocupación francesa de la metrópoli se desencadenó una crisis política que desembocó en el movimiento armado. En ese año, el rey Carlos IV y Fernando VII abdicaron sucesivamente en favor de Napoleón Bonaparte, que dejó la corona de España a su hermano José Bonaparte. Como respuesta, el ayuntamiento de México —con apoyo del virrey José de Iturrigaray— reclamó la soberanía en ausencia del rey legítimo; la reacción condujo a un golpe de Estado contra el virrey y llevó a la cárcel a los cabecillas del movimiento.

A pesar de la derrota de los criollos en la Ciudad de México en 1808, en otras ciudades de Nueva España se reunieron pequeños grupos de conjurados que pretendieron seguir los pasos del ayuntamiento de México. Tal fue el caso de la conjura de Valladolid, descubierta en 1809 y cuyos participantes fueron puestos en prisión. En 1810, los conspiradores de Querétaro estuvieron a punto de correr la misma suerte pero, al verse descubiertos, optaron por tomar las armas el 16 de septiembre en compañía de los habitantes indígenas y campesinos del pueblo de Dolores (Guanajuato), convocados por el cura Miguel Hidalgo y Costilla.

A partir de 1810, el movimiento independentista pasó por varias etapas, pues los sucesivos líderes fueron puestos en prisión o ejecutados por las fuerzas leales a España. Al principio se reivindicaba la soberanía de Fernando VII sobre España y sus colonias, pero los líderes asumieron después posturas más radicales, incluyendo cuestiones de orden social como la abolición de la esclavitud. José María Morelos y Pavón convocó a las provincias independentistas a conformar el Congreso de Anáhuac, que dotó al movimiento insurgente de un marco legal propio. Tras la derrota de Morelos, el movimiento se redujo a una guerra de guerrillas. Hacia 1820, solo quedaban algunos núcleos rebeldes, sobre todo en la sierra Madre del Sur y en Veracruz.

La rehabilitación de la Constitución de Cádiz en 1820 alentó el cambio de postura de las élites novohispanas, que hasta ahí habían respaldado el dominio español. Al ver afectados sus intereses, los criollos monarquistas decidieron apoyar la independencia de Nueva España, para lo cual buscaron aliarse con la resistencia insurgente. Agustín de Iturbide dirigió el brazo militar de los conspiradores, y a principios de 1821 pudo encontrarse con Vicente Guerrero. Ambos proclamaron el Plan de Iguala, que convocó a la unión de todas las facciones insurgentes y contó con el apoyo de la aristocracia y el clero de Nueva España. Finalmente, la independencia de México se consumó el 27 de septiembre de 1821.

Tras esto, Nueva España se convirtió en el Imperio Mexicano, una efímera monarquía católica que dio paso a una república federal en 1823, entre conflictos internos y la separación de América Central.

Después de algunos intentos de reconquista, incluyendo la expedición de Isidro Barradas en 1829, España reconoció la independencia de México en 1836, tras el fallecimiento del monarca Fernando VII.

EL ORIGEN DE LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO

La guerra mexicana estalló en un momento en que sólo los españoles nacidos en España podían ocupar cargos importantes. Estos españoles disfrutaban de una condición especial de poder político propugnado por una estricta jerarquía de poder basada en la nacionalidad y la raza. Los españoles nacidos en México, llamado criollos, ocupaban el segundo lugar en la pirámide social, mientras que los mestizos, los indígenas mexicanos y los negros se encontraban en la parte inferior.

El Cura Hidalgo, hombre de rica educación, influenciado en parte por las obras, prohibidas en México, de la Ilustración europea, trabajaba con los pobres y las comunidades indígenas para ayudarles a cultivar sus propias cosechas y a implementar su propia industria en un esfuerzo por romper con la jerarquía injusta del poder y la dominación españoles. El estado español no permitió la actividad.

En la noche del 15 al 16 de septiembre de 1810, luego de haber sido descubierta la conspiración de Querétaro, el cura Miguel Hidalgo Costilla y los capitanes Ignacio Allende y Juan Aldama incitaron a la población de Dolores a levantarse en contra de la las autoridades del Virreinato de la Nueva España, al grito de ¡Viva la Virgen de Guadalupe! ¡Abajo el mal gobierno! ¡Viva Fernando VII!. Este acontecimiento es conocido como el «Grito de Dolores» y considerado como inicio del proceso de la independencia de México.

LUCHA PARA LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO

La llamada del sacerdote a la independencia mexicana inspiró a un ejército de hombres para unirse a él para salir Dolores y hacer su camino a través de la provincia de Guanajuato, en lo que parece haber sido la raíz del intento de tomar México ciudad a ciudad. Sin ningún entrenamiento ni equipamiento militar, Hidalgo y su ejército capturaron algunos pueblos, pero el crecimiento del ejército y la falta de organización hicieron que el movimiento quedase rápidamente fuera de control. El ejército comenzó a saquear las ciudades capturadas, miles comenzaron a unirse a la causa, y la violencia se convirtió en incontrolable. Sólo un mes después de su llamada a la revolución, en el despertar del inflamado movimiento, el Cura Hidalgo fue nombrado Generalísimo. El sacerdote convertido en general lucía un uniforme de general elaborado completamente con adornos de oro y con una gran imagen de la Virgen de Guadalupe en el pecho.

En enero, Hidalgo y el ejército insurgente sufrieron una derrota cerca de Guadalajara. Se dirigieron hacia el norte, hacia los Estados Unidos, pero fueron emboscados en el camino. Hidalgo fue capturado y ejecutado. Otro sacerdote llamado José Morelos continuó con los esfuerzos revolucionarios hasta su ejecución en 1815.

Después de ese periodo, la guerra de la Independencia mexicana se redujo a una actividad guerrillera aislada hasta 1820, cuando España fue testigo de una revolución en su propio seno. Los revolucionarios liberales tomaron el poder en España y restablecieron la Constitución Española. Sin embargo, el evento provocó que el general del ejército mexicano Agustín de Iturbide (1783-1824), famoso por sus opiniones políticas antiliberales y su decidida y efectiva lucha para poner fin al movimiento revolucionario mexicano y ejecutar sus miembros, se uniese inesperadamente a las fuerzas de los rebeldes y trabajaran juntos en un plan para lograr un nuevo México independiente. Después de ponerse de acuerdo sobre algunos de los términos específicos de la independencia, las fuerzas conjuntas entraron en la ciudad de México, donde Iturbide se nombró a sí mismo presidente y sus partidarios más leales formaron un nuevo gobierno.

CÓMO SE CELEBRA EL DÍA DE LA INDEPENDENCIA

El Día de la Independencia se celebra con fiestas patrias en plazas y espacios públicos con actos cívicos en todo el país. Tradicionalmente, el llamado “Grito de Independencia” se realiza la noche del 15 de septiembre y un día después, el 16 de septiembre, se ofrece el desfile cívico-militar.

FIESTAS PATRIAS MÁS SENSACIONALES

GUANAJUATO: la cuna de la Independencia de México, se programan una serie de actividades para celebrar el inicio del movimiento que liberó al país de la colonización española. Sin embargo, se realiza el tradicional desfile cívico-militar y una serie de espectáculos musicales de mariachi y folklore mexicano, se llevarán a cabo en el Teatro del Pueblo.

MORELIA, MICHOACÁN: además de la celebración del inicio de la Independencia de México, también se conmemora el aniversario de los Sentimientos de la Nación, establecidos por José María Morelos y Pavón, al ser esta entidad su ciudad natal.

SAN MIGUEL DE ALLENDE, GUANAJUATO: Otro sitio emblemático de la Independencia donde los actos cívicos comenzaron el 13 de septiembre y por la mañana se celebrará el aniversario del inicio de la lucha por la Independencia con una ofrenda floral, encendido del fuego simbólico y una representación de la entrada de la Cabalgada por la Ruta de la Independencia Nacional.

DISTRITO FEDERAL: En el Zócalo, es el lugar donde las fiestas patrias se llevarán a cabo como lo hacen cada año.

ESTADO DE CAMPECHE, SUR DE MÉXICO: también se prepara para celebrar las fiestas patrias y se lleva a cabo un desfile cívico-militar por el malecón.

COMIDA MEXICANA

Como en toda celebración, no pueden faltar deliciosos platillos para acompañar las fiestas patrias. Los dulces nacionales tienen raíces prehispánicas y coloniales, y junto con la comida, son una expresión de la cultura mexicana. Dentro de la diversidad de golosinas que se pueden disfrutar están las clásicas frutas cristalizadas en azúcar líquida, como los higos, la calabaza y el chilacayote.

También, se disfrutan los dulces de leche o cajeta, como las famosas glorias; además de las cocadas, mazapanes, charamuscas, camotes, trompadas, merengues, dulces de tamarindo y azúcar, los borrachitos, muéganos, ates, sin olvidar obleas y pepitorias o las clásicas alegrías y palanquetas.

La comida mexicana tiene plantillos salados deliciosos y algunas de las delicias tradicionales que se suelen degustar en las festividades del Día de la Independencia mexicana son: tacos de carne asada, tostadas, tacos dorados, sopes, chiles rellenos, tamales, quesadillas, guacamole para acompañar la comida para picar, entre otros platillos deliciosos, que se decoran con los colores de la bandera mexicana, verde, blanco y rojo.

TEMAS MUSICALES  PARA CELEBRAR LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO

Para animar tus fiestas de la independencia y despertar tu orgullo nacionalista, te compartimos a continuación una selección de las canciones más representativas del gran festejo azteca y de la cultura mexicana.

HIMNO NACIONAL MEXICANO

Por primera vez, el 15 de septiembre de 1854, se escuchó la melodía de Jaime Nunó con la letra de Francisco González Bocanegra.

  • CIELITO LINDO: no cabe la menor duda que Pedro Infante logró que este tema de gran identificación pasara a la historia.
  • MÉXICO LINDO Y QUERIDO: canción que representa el sentir mexicano, originalmente fue interpretado por Jorge Negrete.
  • EL REY : escrita por José Alfredo Jiménez e interpretada numerosamente por Vicente Fernández.
  • EL SON DE LA NEGRA: un mariachi que realza la belleza de la mujer mexicana.
  • GUADALAJARA: una melodía que pone en lo alto una de las ciudades más importantes del país.

Este 15 y 16 de septiembre de este 2018, festejamos 208 años de Independencia de México… ¡Viva la Virgen de Guadalupe! ¡Abajo el mal gobierno! ¡Viva Fernando VII! ¡Viva México!

#México #Tamaulipas #CiudadVictoria #Tampico #CiudadMadero #Reynosa #Matamoros #NuevoLaredo #CiudaddeMexico #SanLuisPotosi #Queretaro #Monterrey #Saltillo #Veracruz # NorestedeMéxico #ElReporteroMx #Altamira #Mexico #ReporterodeTamaulipas.com.mx