19 DE SEPTIEMBRE, A 1 AÑO DEL SISMO DE LA CIUDAD DE MÉXICO

POR CARLOS CORTÉS VELÁSQUEZ

México es un país con historia que ha estado ligada al fenómeno sísmico como lo dicen los códices de las civilizaciones anteriores a la conquista. Sin embargo, la información sísmica referente a los terremotos ocurridos en el siglo XX en la República Mexicana es casi nula.

El primer temblor de gran intensidad del que se tiene información ocurrió del 7 de junio de 1911, fue conocido como “el sismo de Madero”, ya que éste se produjo, paradójicamente, cuando el presidente de la República Francisco I. Madero entraba a la capital del país. Ese temblor afectó a la región situada entre los estados de Jalisco y Colima. En esa ocasión se registraron más de 45 muertos. Y a causa de este sismo desapareció del mapa el municipio de Ciudad Guzmán.

El 28 de julio de 1957 se registró un temblor con una magnitud de 7.7, cuyo epicentro se localizó frente a las costas de Guerrero, y alcanzó la intensidad de X en la escala de Mercalli. Se recuerda como “el sismo del Ángel”, porque a causa del movimiento se cayó dicha estatua que corona la Columna de la Independencia. El saldo total de dicho terremoto fue de 52 muertos, 569 lesionados, más de 100 derrumbes y pérdidas materiales calculadas en 100 millones de pesos de aquella época.

Un día como hoy, un 19 de septiembre pero de 1985, 33 años antes, el sismo fue el más mortífero y destructivo que afectó en la zona centro, sur y occidente de México, en donde se percibió a las 07:19 de la mañana, hora local, momento que quedó registrado en la historia de la Ciudad de México y del país. El epicentro se localizó en las costas de Michoacán y Guerrero, que produjo la rotura del contacto entre las placas de Cocos y de Norteamérica, en una extensión de 50 km por 170 kilómetros y unos 18 kilómetros de profundidad. Su magnitud fue 8.1, según informó el Instituto de Geofísica de la UNAM, con una duración de casi cuatro minutos, de los cuales, un minuto y treinta segundos corresponden a la etapa de mayor movimiento.

Esa noche del 19 de septiembre, después del sismo, sucedió lo peor: volvió a temblar a las 19:38 horas, con un magnitud de 7.6 grados en la escala de Richter, y con una duración de 1 minuto y medio en las coordenadas epicentrales 17.4 latitud norte 102.0 longitud oeste. Como consecuencia, se derrumbaron más de 20 edificios y el pánico fue inevitable. Una hora y media después del temblor, el Presidente de la República, Miguel de la Madrid, dirigió un mensaje a la población a través de televisión y radio, en el que expresó su reconocimiento a la población por su “extraordinaria solidaridad”.

Seis años después, se estableció un sistema para vigilar los movimientos telúricos que ocurrían en el Pacífico, frente a las costas de Guerrero. Además, científicos mexicanos eligieron dicha zona por su cercanía con la capital del país, la conformación del suelo de la región y porque no ha sufrido un sismo mayor a 7,5 desde 1911.

32 AÑOS DESPUÉS, 19 DE SEPTIEMBRE DE 2017

También, un día como hoy, hace un año, se registró un fuerte sismo de magnitud 7.1 a las 13:14 horas en la Ciudad de México, según datos del Servicio Sismológico Nacional. El sismo dejó decenas de muertos y varios edificios dañados en cuatro entidades del país. Además, destacaron que había fugas de gas en diversas zonas de la ciudad por lo que pidieron a la población tener mucho cuidado.

“Es importante que las personas no regresen a sus hogares para intentar recuperar sus pertenencias, ya que pueden registrarse réplicas”, dijo el presidente Enrique Peña Nieto, desde el avión presidencial. Al menos 80 personas perdieron la vida tras el movimiento.

Además, el Presidente Peña Nieto anunció que el ISSSTE y el Seguro Social brindarían atención a las personas que lo solicitaran, aunque no fueran derechohabientes de esas instituciones.

Gracias a los ingenieros y sismólogos de la UNAM por sus investigaciones basadas en miles de registros sísmicos en la Ciudad de México y el desarrollo de herramientas sofisticadas han podido cartografiar, en toda la mancha urbana, valores de aceleración experimentados el año pasado 2017, para diferentes tipos de estructuras. Dichas herramientas, fueron desarrolladas en el Instituto de Ingeniería de la UNAM y operaron automáticamente en tiempo real. Minutos después del sismo, generaron mapas de intensidad en toda la capital, mismos que fueron útiles para identificar, rápidamente, las zonas potencialmente dañadas.

Consistentemente, el sismo de magnitud 7.1 dañó, en su mayor parte, estructuras relativamente pequeñas, de entre 4 y 7 pisos, a lo largo de una franja con orientación norte-sur dentro de la zona de transición (entre las zonas de suelo firme y blando) al poniente de la zona del lago. En contraste, las estructuras dañadas en 1985 fueron en su mayoría más grandes, con alturas de entre 7 y 14 pisos.

#México #Tamaulipas #CiudadVictoria #Tampico #CiudadMadero #Reynosa #Matamoros #NuevoLaredo #CiudaddeMexico #SanLuisPotosi #Queretaro #Monterrey #Saltillo #Veracruz # NorestedeMéxico #ElReporteroMx #Altamira #Mexico #ReporterodeTamaulipas.com.mx