MIS PININOS POR CARLOS CORTÉS VELÁSQUEZ

El 5 de febrero es un día importante en la historia de México, se conmemora la aprobación de la Constitución de México por el Congreso Constituyente de México desde 1917. Además, se celebra el primer lunes de febrero de cada año rige las relaciones entre los Poderes, órdenes de Gobierno y los ciudadanos, también es conocida como Carta Magna, es la ley fundamental de la nación de México, la cual nos regimos hasta el día de hoy, aunque su contenido ha sido modificado en muchas ocasiones

7 años después de la Revolución Mexicana, ante el obvio deterioro de las instituciones, México necesitaba fortalecer su sistema político para garantizar la seguridad de las personas y su patrimonio. En este contexto histórico el presidente Venustiano Carranza, convocó en diciembre de 1916 al Congreso para presentar un proyecto de reformas a la Constitución de 1857. Un día como hoy 5 de febrero pero de 1917, la Constitución Política de los Estados de Nuevo México fue aprobada por el Congreso Constituyente en Querétaro.

CAMBIOS DE LA CONSTITUCIÓN DE 1917

La nueva Constitución tuvo un gran impacto sobre las reformas económicas y educativas en México.

El presidente Venustiano Carranza modifico los Artículos 30, 27 y 123:

ARTÍCULO 3 se hizo énfasis en que la educación debe ser impartida por el Estado y éste tiene como obligación procurar el desarrollo nacionalista del país. Se agregó también libertad de cultos.

ARTÍCULO 27 se establecen las bases para iniciar la reforma agraria, señalando que corresponde a la nación el dominio territorial y será la nación quien otorgue la propiedad privada a los particulares. En su redacción original el Artículo propone la división de los latifundios, el desarrollo de la pequeña propiedad, la creación de otros centros de población, el fomento de la agricultura y la prevención de la destrucción de los recursos naturales.

ARTÍCULO 123: las Jornadas de trabajo se establecieron a ocho horas con un día de descanso obligatorio a la semana, así como el salario mínimo correspondiente a cada región del país, la protección laboral a mujeres y a menores, la protección a la maternidad, la participación de los obreros en las utilidades de las empresas, el derecho de asociación y el derecho de huelga, entre otros.

Venustiano Carranza estableció un gobierno consigo mismo como jefe. Este gobierno imprimió dinero y aprobó leyes. Cuando cayó Huerta, Carranza fue el candidato más fuerte para llenar el vacío de poder. Las hostilidades con Villa y Zapata estallaron de inmediato. Aunque Villa tenía un ejército más formidable, Obregón era el mejor táctico y Carranza pudo retratar a Villa como un bandido sociopático en la prensa. Carranza también tenía los dos principales puertos de México y, por lo tanto, estaba recaudando más ingresos que Villa. A fines de 1915, Villa huyó y el gobierno de los Estados Unidos reconoció a Carranza.

El texto constitucional cuenta con nueve Títulos que contienen 136 artículos y 19 transitorios. El texto sigue los lineamientos clásicos de las doctrinas políticas al contar con una parte dogmática, que abarca los primeros 39 artículos y establece derechos y obligaciones, y una parte orgánica, contenida en los 98 artículos restantes y que define la organización de los poderes públicos.

Tuvo como precedentes la Constitución de Apatzingán de 1814, la Constitución de 1824 y la Constitución de 1857. Respecto a esta última, en términos del sistema político, los cambios principales se encuentran la eliminación de la reelección del Presidente de la República y del cargo de vicepresidente, así como la creación del municipio libre.

El proceso político inició con la muerte de Madero que fue asesinado por Huerta, cuando la revolución se reinició bajo otras circunstancias y se presentó con características que la regionalizaron. Simplificando esta delimitación es posible observar dos extremos: uno al norte y otro al sur. A pesar de que el objetivo inmediato era combatir a Victoriano Huerta, a final de cuentas cada grupo buscaba el triunfo de sus propias bases ideológico-políticas –al respecto, el zapatismo no había claudicado–. Pero aun cuando el movimiento general se identificaba en lo particular con cada líder como es el caso de Carranza, Villa, Obregón y Zapata, su tendencia se bifurcaba, adoptaba dos grandes orientaciones: a la primera pertenecían Carranza y Maytorena; a la segunda, Villa y Zapata.

Cosío Villegas dijo que la Revolución Mexicana carece de ideólogos y señala el caso de la ausencia influencia de los Flores Magón. Sin embargo, pasó por alto la decisiva influencia del Partido Liberal en torno al problema laboral. A decir de Néstor de Buen, su programa fue definitivamente un antecedente del artículo 123 constitucional que completó y desarrolló las bases del programa magonista:

Este documento contiene la estructura básica del artículo 123 constitucional, con algunas notables excepciones como son el derecho para constituir sindicatos y el derecho de huelga, la protección a los menores y a las mujeres trabajadoras en México.