2 DE NOVIEMBRE, DÍA DE MUERTOS, TRADICIÓN MEXICANA

POR CARLOS CORTÉS VELÁSQUEZ

El Día de Muertos es una celebración tradicional de origen mexicano y mesoamericano que honra a los difuntos.​ Se celebra principalmente entre los días 1 y 2 de noviembre, coincidiendo con las celebraciones católicas de Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos.

Es una festividad que se celebra en México y en menor grado en países de América Central, así como en muchas comunidades de los Estados Unidos, donde existe una gran población mexicana. En el 2008 la Unesco declaro la festividad como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de México.​

¿EL CULTO  A LA MUERTE ES ALGO BUENO O MALO?

El culto a la muerte en México no es algo nuevo, pues ya se practicaba desde la época precolombina. Así mismo, en el calendario mexica, que se localiza en el Museo de Antropología, se puede observar que entre los 18 meses que forman este calendario, había por lo menos seis festejos dedicados a los muertos. Posteriormente, los evangelizadores cristianos de tiempos coloniales aceptaron en parte las tradiciones de los antiguos pueblos mesoamericanos, fusionándolas con las tradiciones europeas, para poder implantar el cristianismo entre dichos pueblos.

Para los antiguos mesoamericanos, la muerte no tenía las connotaciones morales de la religión cristiana, en la que las ideas de infierno y paraíso sirven para castigar o premiar. Por el contrario, ellos creían que los rumbos destinados a las almas de los muertos estaban determinados por el tipo de muerte que habían tenido, y no por su comportamiento en la vida.

Las principales civilizaciones representativas del área mesoamericana, aztecas y mayas, desarrollaron una rica ritualística alrededor del culto de los antepasados y de la muerte en sí misma, lo que constituyó el precedente del actual Día de Muertos, en el que pervive aún parcialmente la cosmovisión de aquellos pueblos.

EL FAMOSO “PAN DE MUERTO”, PARTE DE LA TRADICIÓN DEL DÍA DE MUERTOS

El pan de muerto es un tipo especial de pan que se prepara en México. No es un pan de consumo cotidiano, puesto que está asociado íntimamente a la celebración del Día de Muertos, festividad que puede durar desde un día hasta una semana durante el mes de noviembre, dependiendo de la región.

La historia coincide que las familias mexicanas tienen el gusto particular, el cual mantienen desde hace siglos y es uno de los elementos más importante de la tradición mexicana

Es importante explicar la forma del Pan de Muerto. Ésta consiste en una pequeña esfera en el centro de la parte superior que representa un cráneo y cuatro canillas que representan huesos. Esta forma simboliza los cuatro rumbos del nahuolli o universo.

Conforme ha pasado el tiempo el Pan de Muerto mostró diferentes formas de preparación. Por ejemplo, en la Ciudad de México y el centro del país, las panaderías utilizan pan sencillo espolvoreado con azúcar. Pero en el estado de Michoacán se elabora con “pan de hule”, que es de color moreno brilloso, forma redonda y tienen dedicatoria a un difunto.

Pero el Pan de Muertos tiene un significado que “el círculo que se encuentra en la parte superior del mismo es el cráneo, las canillas son los huesos y con sabor a azahar, es por recordar a las familias que ya no están.

Además, son clasificados de la siguiente manera:

  • ANTROPOMORFOS: Son aquellos que representan la figura humana.
  • ZOOMORFOS: con idea de animales como aves, conejos, perros, peces, mariposas y entre otros.

El pan de muerto de Oaxaca es un gran pan de yema al que se le ha incrustado una figura de alfeñique que representa al ánima a quien se dedicó el pan

En Puebla se elabora de manera sencilla con ajonjolí o azúcar roja. En Cancún el pan de muerto es un pan distinto desde hace más de 300 años de la conquista española y Antonio Aguirre empezó a hacer un pan hecho con yemas de huevo y decorada con pedazos de pan como huesos de dedo.

OFRENDAS DEL DÍA DE MUERTOS

El altar de muertos, mejor conocido como ofrenda del día de muertos,​ es un elemento fundamental en el conjunto de las tradición mexicana, consiste en instalar altares domésticos en honor a la familia donde se ofrece ofrenda de uso cotidiano del difunto.

Sin embargo, es una construcción simbólica del sincretismo de las ideologías prehispánicas, la cosmovisión endémica de las culturas mesoamericanas y las creencias religiosas europeas de carácter abrahámico traídas por los conquistadores y misioneros españoles encomendados a la colonización y conversión de los pueblos nativos del actual territorio mexicano. Además, las creencias mesoamericanas sincréticas, para rendir tributo a los antepasados familiares, a los difuntos cercanos o a personajes más importante.

En las ofrendas se colocan varios objetos como fotografías de la familia, velas o veladoras, flores, hierbas, incienso, comida, papel de china picado o calacas hechas de barro o de cartón y entre otros. Los orígenes de esta tradición son anteriores a la llegada de los españoles.

DESFILE DEL DÍA DE MUERTOS

De acuerdo con la historia mexicana del día de muertos, en la Ciudad de México realizan un Desfile que indica la festividad, así como una Ofrenda en el Zócalo de aquellos migrantes que en su tránsito hacia otras tierras perdieron la vida, de igual forma, los grupos de migrantes que llegaron al centro del México a través del tiempo para enriquecer y convertir en una verdadera Ciudad Refugio.

El 2 de noviembre, celebramos nuestra tradición para recordar a nuestros seres queridos que ya no están con nosotros. Feliz Día de Muertos