20 DE NOVIEMBRE, DÍA DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA

POR CARLOS CORTÉS VELÁSQUEZ

Un día como hoy 20 de noviembre de 1910, la Revolución Mexicana fue un conflicto armado que inició en México. Ese día, suele ser referido como el acontecimiento político y social más importante del siglo, se originó como consecuencia del rechazo de la población hacia la dictadura del general Porfirio Díaz, quien gobernó durante treinta años.

Los antecedentes del conflicto se remontan a la situación de México bajo el Porfiriato. Desde el año 1867, ejerció el poder en el país de manera dictatorial. La situación se prolongó 31 años, durante los cuales México experimentó un notable crecimiento económico y tuvo estabilidad política. Estos logros se realizaron con altos costos económicos y sociales, que pagaron los estratos menos favorecidos de la sociedad y la oposición política al régimen de Díaz. Durante la primera década del siglo XX estallaron varias crisis en diversas esferas de la vida nacional, que reflejaban el creciente descontento de algunos sectores con el porfiriato.

Sin embargo, cuando Profirio Díaz aseguró en una entrevista que se retiraría al finalizar su mandato sin buscar la reelección, la situación política comenzó a agitarse. La oposición al Gobierno cobró relevancia ante la postura manifestada por Díaz. En ese contexto, Francisco I. Madero realizó diversas giras en el país con miras a formar un partido político que eligiera a sus candidatos en una asamblea nacional y compitiera en las elecciones. Díaz lanzó una nueva candidatura a la presidencia y Madero fue arrestado en San Luis Potosí por sedición. Durante su estancia en la cárcel se llevaron a cabo las elecciones que dieron el triunfo a Díaz.

Madero logró escapar de la prisión estatal y huyó a los Estados Unidos. Desde San Antonio (Texas), el 20 de noviembre de 1910, proclamó el Plan de San Luis, que llamaba a tomar las armas contra el Gobierno de Díaz. El conflicto armado se inició en el norte del país y posteriormente se expandió a otras partes del territorio nacional. Una vez que los sublevados ocuparon Ciudad Juárez (Chihuahua), Porfirio Díaz presentó su renuncia y se exilió en Francias.

En 1911 se realizaron nuevas elecciones en las cuales resultó electo Madero. Desde el comienzo de su mandato tuvo diferencias con otros líderes revolucionarios, que provocaron el levantamiento de Emiliano Zapata y Pacual Orozco contra el Gobierno maderista. En 1913 un movimiento contrarrevolucionario, encabezado por Félix Díaz, Bernardo Reyes y Victoriano Huerta, dio un golpe de Estado. El levantamiento militar, conocido como Decena Trágica, terminó con el asesinato de Madero, su hermano Gustavo y el vicepresidente Pino Suárez. Huerta asumió la presidencia, lo que ocasionó la reacción de varios jefes revolucionarios como Venustiano Carranza y Francisco Pancho Villa. Tras poco más de un año de lucha, y después de la ocupación estadounidense de Veracruz, Huerta renunció a la presidencia y huyó del país.

A partir de ese suceso se profundizaron las diferencias entre las facciones que habían luchado contra Huerta, lo que desencadenó nuevos conflictos. Carranza, jefe de la Revolución de acuerdo con el Plan de Guadalupe, convocó a todas las fuerzas a la Convención de Aguascalientes para nombrar un líder único. En esa reunión Eulalio Gutiérrez fue designado presidente del país, pero las hostilidades reiniciaron cuando Carranza desconoció el acuerdo. Después de derrotar a la Convención, los constitucionalistas pudieron iniciar trabajos para la redacción de una nueva constitución y llevar a Carranza a la presidencia en 1917. La lucha entre facciones estaba lejos de concluir. En el reacomodo de las fuerzas fueron asesinados los principales jefes revolucionarios: Zapata en 1919, Carranza en 1920, Villa en 1923, y Obregón en 1928.

Actualmente no existe un consenso sobre cuándo terminó el proceso revolucionario. Algunas fuentes lo sitúan en 1917 con la proclamación de la Constitución mexicana,​ algunas otras en 1920 con la presidencia de Adolfo de la Huerta​ o en 1924 con la de Plutarco Elías Calles.​ Incluso hay algunas que aseguran que el proceso se extendió hasta los años 1940.​

¿CÓMO DESTACO PORFIRIO DÍAZ?

Porfirio Díaz, un mestizo oaxaqueño que se destacó en los ejércitos liberales combatiendo contra grupos conservadores y que participó en la Intervención Francesa,​ había asumido la presidencia desde 1876 tras el triunfo de la rebelión de Tuxtepec,​ y para el final de su séptimo mandato, en 1910, había mantenido una dictatura de 34 años.​ Durante los últimos años de su gobierno Díaz gozó de poca credibilidad y sus opositores se iban incrementando​ debido a que se padecieron diversas crisis simultáneas en todos los ámbitos: social, político, económico y cultural.

ANTECEDENTE ECONÓMICOS Y SOCIALES

Durante la Colonia muchos pueblos pudieron conservar algunas propiedades comunales, llamadas de forma genérica «ejidos». La Ley Lerdo de 1856 declaró baldías las propiedades corporativas, particularmente las de la Iglesia y las comunidades indígenas. Entre 1890 y 1899, el gobierno de Díaz dispuso que las tierras comunales se hicieran parcelables. Los nuevos propietarios, no acostumbrados a la propiedad privada, fueron estafados por particulares o funcionarios. Como resultado mucha de la población indígena se vio sin posesión de tierras y tuvo que emplearse en las haciendas cercanas. Otra serie de leyes de deslinde de los años 1863, 1883 y 1894, en las que una parcela sin su respectivo título podía considerarse como terreno baldío, propició que aquellos que tuvieran los recursos necesarios se hicieran con grandes porciones de tierra. Para 1910 menos del 1 % de las familias en México poseían o controlaban cerca del 85 % de las tierras cultivables. Los pueblos, donde se albergaba el 51 % de la población rural, contaban con tan solo pequeñas porciones de tierra y la mayor parte de ella dependían de las haciendas vecinas. Además, las leyes y la situación nacional favorecía a los hacendados, pues eran los únicos con acceso a créditos y a proyectos de irrigación por ejemplo. Por su parte, los pequeños pueblos y agricultores independientes se veían obligados a pagar altísimos impuestos. Esta situación afectó grandemente a la economía agrícola, pues las haciendas tenían grandes porciones sin cultivar y eran menos productivas que las propiedades menores.

Otra de las repercusiones del deslinde de tierras y el fraccionamiento de las tierras comunales indígenas fue que algunos de ellos se rebelaron contra el gobierno. Los conflictos, que tuvieron lugar a finales del siglo XIX y principios del XX, fueron protagonizados por mayas, tzotziles, coras, huicholes y rarámuris, entre otros. Los conflictos más duraderos fueron los ocurridos en Yucatán, Quintana Roo y Sonora. Ante dichos grupos se tomó una política de deportación, Yucatán y Quintana Roo fueron los principales destinos.​ En el norte, el gobierno de Díaz tomó contra los yaquis una política de violenta represión y deportación hacia el sur del país. El momento cumbre contra este grupo tuvo lugar en 1908, momento para el cual entre un cuarto y la mitad de su población había sido enviada a las plantaciones de henequén en Yucatán. A la postre, estos grupos étnicos habrían de colaborar con las fuerzas revolucionarias.

  • Profirió Díaz: Oaxaca de Juárez, Oaxaca 15 de septiembre de 1830- París, Francia 2 de julio de 1915.
  • Francisco I. Madero: Parras de la Fuente, Coahuila, 30 de octubre de 1873- Ciudad de México, 22 de febrero de 1913.
  • José María Pino Suárez: Tenosique, Tabasco, 8 de septiembre de 1869- Ciudad de México, 22 de febrero de 1913.
  • Hermanos Flores Magón: Jesús (1871-1930), Ricardo (1874-1922) y Enrique (1877-1954)
  • Hermanos Serdán: (Aquiles, Carmen y Máximo)
  • Pascual Orozco: San Isidro, Chihuahua, 28 de enero de 1882- Condado de Culberson, El Paso, Texas, Estados Unidos, 30 de agosto de 1915.
  • Victoriano Huerta: Colotlán, Jalisco; 23 de marzo de 1845- El Paso, Texas, Estados Unidos, 13 de enero de 1916.
  • Emiliano Zapata: Anenecuilo, Morelos, 8 de agosto de 1879- Chinameca, Morelos, 10 de abril de 1919.

Este 2018, celebremos los 108 años de nuestra Revolución Mexicana.