POR: MARCO ESQUIVEL

CIUDAD MADERO, TAMPS.  La vida de una familia de Ciudad Madero se transformó en un infierno desde hace dos años, debido a los líderes petroleros del sur de Tamaulipas.

Y es que la señora Griselda Guadalupe Reyes Pérez, legalmente cedió a su esposo Jesús Ernesto Jiménez Brec la plaza que tenía en el Hospital de Petróleos Mexicanos (Pemex) donde laboró por 10 años, sin embargo, dicha plaza nunca le fue entregada.

Reyes Pérez comentó que cedió su plaza porque necesitaba tiempo para cuidar a sus tres hijos, además dijo que uno de ellos corre el riesgo literalmente que se le apague el cerebro.

“Alison, su problema es neuronal, sus neuronas todo el día y toda la noche trabaja, incluso el neurólogo pediatra ha dicho que en determinado momento su cerebro puede apagarse, prácticamente ella sufre TDH”, expuso.

Añadió que “hace muchas cosas incluso tiene cronológicamente edad menor a la edad actual que tiene nueve años”, mientras que su hijo Cristóbal tiene problemas de lenguaje y Santiago sufre erosión dental y aparte tiene padecimientos en la piel.

Volviendo al tema de la plaza, la señora insistió en que nunca le entregaron la plaza a su marido y manifestó que han sido engañados por los líderes petroleros de la zona sur del Estado.

“La plaza que mi esposa me cedió a mí era ocupada por otras personas generando dinero cuando se suponía que yo tenía que estar ocupando la plaza de manera directa, puesto que se hizo un documento”, enfatizó Jesús Ernesto Jiménez Brec.

A dos años y sin servicio médico, sus hijos están desamparados y ellos viviendo en casa de sus padres, con deudas, sin pertenencias y desempleados.

“Tenemos dos años desempleados, nos mantenemos de la venta de comida, no tengo casa señor, todo lo vendí, todo lo que tenía todo lo vendí, nada nada no queda nada, con tal de que la niña llevara la terapia y Cristóbal, siento mucha impotencia porque los señores están ahí y saben que es lo que tienen mis hijos y aun así lo hicieron”, explicó Griselda.

Agregó que “la vida de mis hijos es muy carente, muy carente, el refri está vacío, no salimos, nos quedamos aquí encerrados ¿a dónde los llevo? Con qué dinero, no hay, no hay nada, nada”.

Esta situación los llevó a demandar a los líderes petroleros por los delitos de fraude, lesiones, encubrimiento y chantaje, además involucran al diputado federal Esdras Romero Vega, al secretario general Humberto Oliva Barreda y al exalcalde Mario Alberto Neri Castilla, además es contra otros 15 funcionarios petroleros.

Jiménez Brec señaló que los líderes petroleros se valieron del poder en el cual encontraban investidos para hacerles perdidiza la plaza, para despojarlos de la plaza de manera arbitraria, “hubo mala fe”.

Mientras que Griselda Guadalupe comentó, “nos dijo que si nosotros demandábamos nos íbamos a quedar tres años sentados, sin trabajar, pero que el gusto a ellos no se los íbamos a quitar”.

“Falta un año, van a esperar a que esto pase, van a esperar que mis hijos estén sin nada o van a esperar a que les pase algo mayor, no señor ya nos cansamos, hay que levantar la voz, hay que hacer algo”, agregó la ama de casa.

Ante la denuncia se buscó la versión de los involucrados, pero en sus oficinas negaron la entrevista y queda claro que en Madero los líderes petroleros son los amos y señores, son parte de los abusos del poder, aunque en esta ocasión esté de por medio la vida de tres menores.