AGENCIAS. Apple infringió una patente tecnológica de Qualcomm, empresa desarrolladora de procesadores, que permite ampliar la duración de la batería de los smartphones, por lo que algunos iPhone importados a Estados Unidos deberían ser prohibidos, dijo una jueza de comercio estadounidense.

Qualcomm abrió el caso ante la Comisión de Comercio Internacional de EU alegando que la empresa con sede en Cupertino utilizaba dos patentes de tecnología de Qualcomm en los iPhone que tienen procesador Intel, una para acelerar la conexión a internet y otra para ahorrar batería.

De acuerdo con MaryJoan McNamara, jueza de la Comisión de Comercio Internacional de EU, los dispositivos móviles de Apple que son fabricados en China deberían prohibirse en Estados Unidos ya que la empresa infringió la patente relacionada con ahorro de energía. En el caso de la otra patente, señaló, no hay infracción.

Los hallazgos de la jueza están sujetos a revisión por parte de la comisión que tiene el poder de bloquear las importaciones de productos que infrinjan las patentes estadounidenses. La queja original vincula a esa patente al iPhone 7 y al 7 Plus, pero no está claro aún si la importación de otros modelos podrían verse afectados. En junio se dictaminará una decisión final, según Bloomberg.

Don Rosberg, asesor general de Qualcomm, dijo en un comunicado que en la empresa agradecen que la jueza haya reconocido la infracción de la patente de hardware por parte de Apple y la recomendación de la prohibición.

Apple, por su parte, niega haber infringido la patente y afirma que Qualcomm está tratando de excluir del mercado a su único competidor con sede en EU.

El 15 de marzo un jurado determinó que Apple debe pagar a Qualcomm 31 millones de dólares como indemnización por infringir patentes de tecnología que permiten el ahorro de energía y conectarse con rapidez a internet.