AGENCIAS. Triturar los documentos financieros es una de las mejores maneras de evitar el robo de identidad, aseguran autoridades del Buró de Mejores Negocios del Sur de Texas, Better Business Bureau of South Texas, BBB, como parte de los consejos que emite esta organización para el combate a este problema, que en 2017 afectó a un promedio de 16.7 millones de norteamericanos.

La información sobre el número de norteamericanos que vieron comprometida su identidad es el resultado de un estudio de Javelin Strategy & Reseach, una firma de asesoría basada en la investigación que ayuda a sus clientes a tomar decisiones informadas en un mundo financiero digital.

Por su parte, la Comisión Federal de Comercio, enfatizó que si la población no se deshace de la información correctamente, ésta podría ser robada muy fácilmente.

BBB recomienda a la comunidad no tirar este tipo de información a la basura, en particular si son documentos en donde aparecen números de seguridad social o si tiene sus números de cuenta bancaria, destacando que los estados de cuenta de su tarjeta de crédito están plagados de información importante sobre cada persona.

Se dijo que cada vez más personas tienen problemas con su declaración de impuestos porque otras personas usan su información. Se archivan y sucede que su declaración de impuestos ya se ha presentado, y se tienen que hacer todo tipo de trámites para tratar de arreglar el problema.

En 2016 y 2017 han marcado récord en la unión americana, en cuanto a las personas que han visto comprometida su identidad y en ocasiones no depende directamente de los afectados, pero las autoridades piden que cada quien haga su parte en materia de prevención para el combate a este delito.

UN CRIMEN MUY SOFISTICADO

  • El robo de identidad es un delito en el que el malhechor utiliza la identidad de la víctima o se hace pasar por ella para lograr beneficios financieros.
  • El delincuente puede pagar con una tarjeta de crédito o adquirirla, u obtener préstamos con el nombre de la persona afectada como titular.
  • El promedio de pérdida monetaria que sufren las víctimas suma 4, 940 dólares, para un volumen de 18, 000 millones de dólares anuales.
  • Se trata de un tipo de crimen muy sofisticado y muy pocos responsables logran ser descubiertos y detenidos.
  • El robo de datos es de las principales fuentes de los fraudes. De ellas, 64 por ciento reportó el uso no autorizado de sus tarjetas de crédito, y 35 por ciento lo mismo pero con sus cuentas bancarias, entre otras formas de suplantación financiera de identidad.